Nombre de la obra: Ecos de Atardecer Rosa de hierro, Tercer Tercio
Compañía: Tándem
Directora: Leticia Alvarado y Marco Antonio Silva
Lugar: Teatro Raúl Flores Canelo

Fecha:Agosto 2009

TÁNDEM, fundada en 1994 bajo la dirección de la coreógrafa Leticia Alvarado, quien sustenta su propuesta creativa en la elaboración de un lenguaje escénico que va más allá de un simple código coreográfico. Cada uno de sus integrantes posee una educación artística y profesional que les permite participar activamente en la tarea de concepción y maduración de las obras. En 1995 obtiene, el Primer Lugar en el XVI Premio INBA-UAM II Concurso Continental de Danza Contemporánea, con la coreografía Donde Cesa la Nostalgia, donde recibe además mención para mejor intérprete y mejor música original. Desde entonces ha participado en los foros más importantes del país y ha obtenido constantes reconocimientos.

LETICIA ALVARADO, originaria de Monterrey, Nuevo León, México donde inició su carrera artística, desarrollando una larga trayectoria como maestra, coreógrafa, bailarina y compositora. Fue Becaria del Centro Superior de Coreografía (CESUCO) donde estudió con destacadas figuras internacionales como Takako Asakawa, Kasuko Irabayashi y Tim Wengerd, entre otros. Posteriormente formó parte del Ballet Nacional de México, dirigido por la maestra Bravo, como bailarina y maestra del colegio y de la compañía.

MARCO ANTONIO SILVA, bailarín, coreógrafo y maestro, estudió danza clásica con Gloria Contreras y danza contemporánea con Raúl Flores Canelo y Michel Descombey. Trabajo con compañías profesionales de danza y teatro en la ex República Federal Alemana en 1986, fue docente del programa Free Dance Agreement en la Universidad de Nuevo México, EEUU. Invitado a realizar el montaje coreográfico Nobody Looks at the moon at sunset con el Ballet Estagium en Brasil en 1995. Ha sido fundador de la compañía Utopía Danza Teatro donde ha realizado mas de una treintena de coreografías.

Ecos de Atardecer,Rosa de hierro, Tercer Tercio, bandas elásticas que amarran su torso y lo sujetan a un árbol, mientras la bailarina avanza hacia el frente gesticulando con una intensidad que la cubre de elocuencia, crean una imagen escénica de impactante sobriedad. Juego con lo simbólico hasta lograr la tensión deseada que provoque la identificación emocional del espectador con el propósito mental imaginario de sus autores.

 

 

 


Visitas